Durante el embarazo o durante el parto, hay muchos factores que pueden afectar a la salud del niño. Desde el nacimiento hasta la pubertad, es la etapa de más influencias internas y externas, donde numerosas estructuras están en formación y consolidación, y es el momento donde la osteopatía puede aportar ventajas definitivas.
 
Con la ayuda de la osteopatía pediátrica los niños crecerán con mayor armonía y mejor salud, previniendo futuras patologías.
 
En el niño hay potenciales altísimos de adaptación y corrección. Estos son aprovechados por el osteópata, para incidir de forma muy suave y nada agresiva en la naturaleza del niño, sin provocar ningún efecto secundario ni nocivo.
 
Aunque son muchos los casos que abordamos, los más frecuentes que nos encontramos son:
 
-Plagiocefalia, platibasia, .... u otras deformidades craneales
-Cólicos del lactante, estreñimiento, reflujos, gases, ....
-Trastornos de las funciones básicas: sueño, apetito, vigilia, ....
-Tortículis congénita o adquirida
-Patologías neurológicas centrales o periféricas
-Patología traumática como esguinces, contusiones, subluxaciones, escoliosis, ....
-Desviaciones del raquis y/o extremidades
- Otitis

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.. Más información Cerrar